2/29/2012

LA PLAGA


El vecino del 5ºC ha comenzado a utilizar términos pedantes en sus conversaciones. Cuando coincido con él en el ascensor habla con palabras como “inefable, meretriz, insoslayable o miccionar”. Hace una semana, la familia del 2º Derecha empezó a usar expresiones del estilo “en otro orden de cosas o haciendo un ejercicio de síntesis”, pero peor fue lo de la anciana que vive con cinco gatos callejeros. Le dio por utilizar latinajos tipo “ipso facto, o ex aequo"”, todo ello salpicado por citas de escritores del siglo de oro. Mi madre vino a visitarme por la tarde y por la noche se fue incluyendo en sus conversaciones muletillas utilizadas de manera incorrecta, sobre todo “mayormente, inclusive, en base a, o a nivel de”, una mezcla de pretenciosidad y falta de conocimiento, un híbrido entre un término altisonante y otro inexistente. Las reuniones de la comunidad resultan insoportables, y cuando toca mi turno de palabra me miran por encima del hombro por mi lenguaje sencillo, sin artificios, vocablos clarificadores y sin cultismos contingentes. “Grosso modo” lo resume con absoluta clarividencia la indeleble frase del escritor británico Clive Stapes Lewis: “Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente”. Ciertamente, indefectible.

2/28/2012

LA CASA DE LOS RELOJES

Aquí os dejo el microrrelato del que surgió la idea del cuento cuyo enlace colgué ayer en el post anterior. Este microrrelato es básicamente un texto de imágenes, y el cuento largo de ayer es un relato de trama sustentado en las imágenes de este pequeño embrión.


La lucha contra el tiempo consumió su vida. Nadie conocía mejor que Urguizu a ese enemigo silencioso que mina la existencia sin notarlo, como la termita transforma en polvo una secuoya. Su casa era un gran estudio, un laboratorio. El empeño en dominar el tiempo le condujo a llenar su hogar de relojes. Relojes de arena, de sol, de agua, de cuerda, de pared, pasando por el de cuco, o aquel último invento del reloj pulsera.
Casi todos sus relojes eran enormes, aunque había dejado la vista en ellos con el paso de los años. Urguizu ya no se acordaba de su edad. Perdió toda noción temporal hacía demasiado. Pero todos los relojes sufrían de carcoma, y su pelo se había convertido en nieve.
Cada grano de arena, cada campanada, cada gota de agua de la clepsidra había tallado un nuevo surco en su ondulada frente. El tiempo era fiel a Cronos y Urguizu no asumía su derrota. Incluso el último beso de mujer se había podrido en su rostro y había caído, marchito, a la arena del camino. Arena con la que inventó otro reloj.
El sonido de los segundos había machacado su cabeza toda su vida. De repente, en un arrebato de rabia, Urguizu comenzó a parar los relojes, a detener lo imparable.
Ya sólo quedaba su viejo reloj de sol. Urguizu se asomó a la ventana. El rayo de luz que marcaba la hora iluminó su pecho. El reloj se quedó a oscuras mientras las campanadas de la iglesia se quejaban en un gemido histérico.Urguizu se quitó la camisa y su torso se tornó rojo. Se frotó el pelo y el pecho bajo el baño de luz, y sus brazos cayeron desolados mientras encogía el cuerpo entre las rodillas. Urguizu estaba inmóvil en el suelo y su sombra formaba un garabato indescifrable en la herrumbre dorada del crepúsculo. El tiempo lo había matado. Dedicó su vida a luchar contra él y murió de viejo. Cronos vengó esa afrenta convirtiendo en polvo aquella soberbia humana que desafió al destino.

2/27/2012

LA ETERNIDAD

Hoy os dejo un relato largo, "La eternidad". El protagonista es un ladrón de tiempo que forma parte de mi libro de relatos "Fuera de temario", y que ganó en su día el Certamen Literario "Villa de Ermua". Este cuento nació en su día como microrrelato, y creció hasta las diez páginas. Podéis leerlo en este enlace.


PD: Arriba, ilustración que acompañaba al texto y que finalmente fue descartada.

2/22/2012

EL PSICÓPATA CINÉFILO (STORY BOARD)


Compré una cámara para grabar mi propia snuff movie, pero antes dibujé el plan de rodaje. Reproduciría mis escenas preferidas de la historia del cine. En la primera secuencia irrumpo en un motel de carretera y acuchillo (vestido de vieja) a una rubia en la ducha. En la segunda escena esbozo un primer plano de mi rostro, cubierto por una máscara de piel humana, y en un plano general se ve cómo descuartizo con una motosierra a una pandilla de adolescentes. A continuación, me dibujé agujereando las cabezas de varias amantes con un picahielo, justo antes de llegar al orgasmo. En el siguiente boceto tracé un bosquejo en el que mato a hachazos a mi mujer y a mis hijas en un hotel de la sierra, rodeado de nieve y montañas. En la quinta escena vierto aceite de oliva sobre la sartén para freír los riñones y el corazón de mi víctima, una delicatesen caníbal. Ya estoy a punto de acabar mi película. Voy por las últimas viñetas del story board. Ya están aquí. Los dos policías de paisano llegan al descampado puntuales, según lo previsto. Me acerco a ellos vestido de naranja, como en el dibujo. Todo va según el plan de rodaje. El moreno me muestra su placa. Llega un mensajero en una furgoneta y le entrega de mi parte una caja de cartón al rubio. En el interior está la cabeza de su mujer. El agente, preso de un ataque de ira, me apunta a la cabeza con su arma mientras su compañero le pide que no dispare. El piloto rojo de mi cámara parece mirarme a los ojos desde lejos. Sonrío y saludo al público. Estoy a punto de concluir el rodaje. Todo ha ido según lo previsto. Todo ha ido perfecto.

2/21/2012

BÚSCATE EN "EL TERMITERO"






No son todos los que están, pero si están todos los que estuvimos. Si fuiste a la quedada microrrelatista, te podrás encontrar en este "Álbum de familia" de "La Fundación". Siento que la calidad de las imágenes no sea mejor, pero pincha sobre la imagen para agrandarla y verás. Un abrazo a todos.

2/19/2012

MEGAQUEDADA MICRORRELATISTA (2ª)

Este sábado tuvo lugar la "II Quedada Microrrelatista", y nos reunimos nada menos que 39 escritores para comer, beber, leer, hacer el chorra, y demás verbos en infinitivo, y no solo de la segunda conjugación. Tuve la fortuna de ser depositario por parte de una de las organizadoras, Ana Vidal (Anita Dinamita), de la caja que contenía, entre otras cosas, la carta fundacional de "La Fundación", un microrrelato tuneado que es toda una declaración de intenciones sobre el destino que depara al género, que no es otro que tomar la Tierra y hacerse con ella. Además, Ana me entregó un maravilloso dossier en el que salimos todos y cada uno de los asistentes a la quedada, "El termitero", 39 termitas que vamos carcomiendo la madera poco a poco, con nuestras caras de hormigas gigantes. Pongo algunas fotos como ejemplo. También podéis ver el sujetador que me dio Ana y que venía dentro de la caja. Bueno, en realidad no es el suyo (no penséis mal), sino que es un símbolo para que no nos pongamos ningún corsé a la hora de crear, porque en la creatividad no caben los sujetadores. Fue un placer, amigos. A por la III.






P.D. No quiero dejar pasar la ocasión para agradecer a los que vinísteis a ver la obra de teatro. Fue un detalle. Gracias.

2/16/2012

EL TERCER DÍA EN MADRID

El día 18 de febrero (sábado), fecha de la gran quedada microrrelatista en Madrid, si no tenéis planes, estáis invitados a la representación de mi obra de teatro (es gratis) "El tercer día", basada en el cortometraje del mismo nombre. Tiene más o menos una hora de duración y se representará a las 8 de la tarde en el XII Certamen de teatro del colegio mayor San Juan Evangelista, más conocido como el Jonnhy, que tiene un estupendo patio de corralas. Es uno de los pequeños reductos culturales independientes de la capital. Está en la Avenida Gregorio del Amo Nº 4, Metro Metropolitano, lugar en el que se encuentran muchos de los colegios universitarios de Madrid. Se trata de una obra de teatro que escribí en 2006 para Conga Producciones, un libreto de época con duelos a espada y una trama de amores y desamores clásicos (vamos, que no esperéis género fantástico). Os dejo el tráiler y un making off en el que hice un cameo de escriba, pluma y tintero en mano (el siguiente cameo lo haré en "Torrente", visto lo visto en la calidad de mi interpretación, limitada a una frase). El director, Antonio Pardo, es un profesional de la esgrima y el teatro de época, y los actores y todo el equipo realizan la representación con una gran profesionalidad. Lo dicho, si os apetece, allí estaremos, espada en mano.





2/14/2012

SEIS AÑOS

Siempre por estas fechas es el turno de hacer balance sobre la vida de "La espada oxidada". Ya son seis años de blog, y todo lo que me ha proporcionado ha sido bueno. Probablemente no hubiera llevar al papel mi libro de microrrelatos "Zoom" sin la disciplina que me impuse al crear este espacio, que en un principio no era solo de microrrelatos, sino de "escritos" en general que me servían como válvula de escape, sobre todo, a mi trabajo en el mundo del guión televisivo, tan encorsetado y sometido a órdenes externas. De este modo, el blog se convirtió en ese aire fresco que necesitaba para expresar lo que realmente quería, y me ha servido para conocer a gente maravillosa y a escritores de mucho talento. En ocasiones he pensado en dejarlo, por supuesto, por múltiples razones que serían largas de explicar. Pero sería injusto para el blog, porque me ha dado muchas cosas, entre ellas, la más importante, la libertad creativa. En este blog he publicado textos que jamás me publicaría un editor, o que un jefe de guionistas me tiraría a la basura, experimentos descabellados para la mente del mercado literario y chorradas varias sin ningún tipo de meta más allá de esa libertad creativa que antes no salía de mi libreta y que desde hace seis años puedo exponer en público. Aquí, en "La espada oxidada". Gracias por estar al otro lado.

2/10/2012

LA MUDA HABLÓ


—…por este motivo he decidido quitarme lo poco que me queda vida, espero que sepáis perdonarme, queridos ijos —susurraba nuestro padre en la despedida que dejó grabada en el contestador automático.—Papá nunca hablaba con faltas de ortografía —le dije a mi hermano. —No sé de qué me ablas —respondió esquivándome la mirada.

2/08/2012

INTERFERENCIAS


Recibí la llamada de mi editor anunciándome la inminente publicación de mi próxima obra y decidí darme una vuelta por el Reina Sofía para celebrarlo. Había una exposición de un desconocido pintor hiperrealista. En la primera sala vi cuadros que mostraban el interior de mi dormitorio, con el nuevo edredón de círculos verdes sobre la cama y el parquet brillante, recién acuchillado. Sorprendido, pasé a la siguiente estancia, que exponía óleos de mi cocina con las dos sillas de plástico, la mesa de diseño, y los huevos fritos con jamón que había cenado el día anterior. Cada estancia del museo enseñaba una parte de mi casa, pero yo no aparecía en ninguna imagen. Hasta que entré en la sala principal. Un enorme retrato mío de cinco por cuatro metros ocupaba toda la pared. Posaba con la misma ropa que tenía cuando escribí las últimas líneas de mi libro. Me acerqué más para leer el título del cuadro. “Joan Campo, autorretrato”. Desde luego, ni yo me llamaba así, ni conocía a nadie con ese nombre. Asustado, volví a mi casa, pero antes de entrar, abrí el buzón, como de costumbre. Mi editor ya me había enviado el libro. La portada era sencilla, con un pequeño dibujo surrealista de círculos verdes. Palpé con la yema de los dedos mi nombre en relieve: “Rubén Marcos, autobiografía”. Sin embargo, el texto hablaba de la vida de otra persona, y en la foto de la solapa aparecía un desconocido pintando un retrato. Mi retrato.

2/07/2012

EL OKUPA

—Estaré a vuestro lado para lo que necesitéis. Os dejo la tarjeta con mis datos —. Con estas palabras finalizó la conferencia aquel abogado especializado en “Desahucio”. Salí esperanzado con los consejos que nos dio para evitar que nos echaran. Al llegar a la casa, entré sigilosamente por la ventana y me metí en la bañera para relajarme y digerir toda la información que nos había proporcionado. Si no pagas la hipoteca, te echan. Esa era la doctrina, pero siempre hay trucos para evitarlo. Mientras me enjabonaba, me pareció ver que el pato de goma dejaba resbalar por su mejilla una gotita del tamaño de una diminuta lágrima que, al caer en al agua, provocó unas pequeñas ondas concéntricas. En ese momento entraron. —¿Papá, qué hace ese hombre en nuestro baño con mi patito? —gritó el hijo pequeño del abogado mientras su mujer me miraba con un gesto de repugnancia.




Microrrelato seleccionado en el concurso de Abogados.

2/03/2012

¡OH, LA BELLEZA, CABRONES!


¿Crónico? Al parecer lo mío era incurable. No había tratamiento posible para el síndrome de Tourette. Los insultos y las palabras malsonantes me acompañarían el resto de mi vida. Salí del puto terapeuta jodido y cabizbajo. Miré hacia arriba y comenzó a llover. Unas gotas finas se posaron sobre mis manos como si fueran colibríes, y en cuestión de segundos, engordaron hasta convertirse en goterones mórbidos, como palomas obesas. Me subí el cuello del abrigo y metí las manos en los bolsillos. El jodido aguacero me caló hasta el tuétano, pero permanecí allí, inmóvil, en mitad de esa mierda de calle, bajo la puta tormenta. La ciudad se llenó de una especie de vapor que formaba un manto pegajoso. El agua de los cojones golpeaba con tanta fuerza el suelo, que las salpicaduras llegaban hasta los techos de los apestosos soportales. Abrí los brazos en cruz y miré hacia arriba. Mis lágrimas se fundieron con el agua que caía del cielo. El pelo, mojado, me cubría el rostro hasta la barbilla, como si fueran hilillos de mierda. ¡Oh, las tormentas, el olor a tierra mojada! Belleza, inmunda y fétida. ¡Belleza! Las tempestades son poesía. Cuando se me llenó la boca de agua cerré los ojos con todas mis fuerzas e intenté insultar a todos los hijos de puta que me miraban desde las ventanas. Y lloré lágrimas finas como trocitos de hilo trasparente. “Tiene usted también el síndrome de Stendhal”, diagnosticó mi terapeuta. Al parecer, la puta belleza es incurable. ¡Crónica! 

2/02/2012

FUERA DE TEMARIO EN EBOOK

Si quieres leer mi libro "Fuera de temario" y te da pereza ir a la librería, ya puedes comprarlo en ebook a través de la Casa del Libro en este enlace.